Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept


Sinopsis

Como ya hizo en la mítica Brazil, Terry Gilliam imagina un futuro barroco y vistoso, una agobiante distopía que no es sino un reflejo del mundo en que vivimos. En The Zero Theorem, un genio de los ordenadores vive recluido, inmerso en un enigmático proyecto que tiene como objetivo averiguar el significado de la existencia. Haciendo malabarismos con un presupuesto muy ajustado, Gilliam se reafirma como uno de los grandes fabuladores del cine actual.

Fotos

Trailer

Crítica

Terry Gillian (Monty Python y creador de obras como 12 Monos, Los Héroes del Tiempo, Los Caballeros de la Mesa Cuadrada, El Barón de Munchausen, el Rey pescador o Brazil, entre otras) nos embarca en un mundo no tan futurista y repleto de tecnología donde nos encontramos en una atmósfera asfixiante y loca en la que el protagonista Qohen Leth, interpretado por un excelente Christoph Waltz (Malditos Bastardos, Django desencadenado), intenta encontrar respuestas a dos preguntas eternas del ser humano; ¿Cual es mi razón de ser? y ¿cual es el origen del universo? . Ahí es nada.

La cinta se haya plagada de imágenes y simbología a tantos niveles, que creo que la voy a tener que ver unas cuantas veces para poder dar cuenta de ellas. Para empezar nuestro protagonista vive en una iglesia abandonada, encabezada por una figura de un cristo al que le han colocado una cámara a modo de cabeza.

Es un mundo, como decía, en el que la humanidad se encuentra esclavizada por las modas y la tecnología, donde todo puede comprarse o venderse, donde la publicidad nos persigue, literalmente por la calle, donde prácticamene todo está prohibido, donde los deshaucios y el paro están a la orden del día... Un mundo demasiado parecido al nuestro, en efecto.

Una gran cantidad de crítica social, filosofía profunda y humor en una cinta grabada, según palabras del propio Gillian, “un poco a lo vinilo”, es decir, en película pero en 16/9, formato perfecto para disfrutar de ella en todos los dispositivos HD (móviles, tablets...).

Un look de futurismo retro que Terry Gillian usa para darnos esta obra tan divertida como difícil de digerir, y que espero saquen pronto en Blue Ray para poder hacer todos los visionados que necesite antes de comprenderla del todo.

En la sala: Terry Gillian presenta la obra a su manera y el intérprete pasa un bastante mal trago para poder traducir todo lo que nos cuenta. En la sala silencio, atención, risas, aplausos... todos estamos absortos desde antes del comienzo de la proyección. Cada uno saldrá con su propia opinión.

En resumen: hay que verla

Cartel


Ficha

Reino Unido, Rumania, Francia. 2013

Director

Terry Gilliam

Producción

Nicolas Chartier, Dean Zanuck

Guión

Pat Rushin

Fotografía

Nicola Pecorini

Montaje

Mick Audsley

Intérpretes

Christoph Waltz, Melanie Thierry, David Thewlis

Duración

106 minutos

Ratings
-
(0 votes)
Your rating