Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept

Tailandia

Descubre sus encantos
0
1851
222 visits

WAT PHRA KAEW

Es un templo budista (wat) en Bangkok. El nombre completo del templo es Wat Phra Sri Rattana Satsadaram. Es el templo budista más importante de Tailandia, localizado en el centro histórico de Bangkok, dentro de los terrenos del Gran Palacio de Bangkok.  La construcción del templo comenzó cuando el rey Buddha Yodfa Chulaloke (Rama I) trasladó la capital desde Thonburi a Bangkok en 1785. Al contrario que otros templos, no contiene ningún lugar para que los monjes lo habiten, sino que sólo tiene edificios sagrados, estatuas y pagodas con una rica decoración.

El edificio principal es el ubosoth central, en el que se encuentra el Buda de Esmeralda. A pesar de que es pequeño en tamaño es el principal icono religioso del pueblo tailandés. La leyenda cuenta que la estatua se creó en India, pero que tuvo un largo trayecto antes de llegar a Bangkok. Después de siglos de cambios de ubicación, el general Chakri (que se convertiría más tarde en el rey Rama I) lo capturó de Vientián y lo llevó a Thonburi para luego llevarlo a su localización actual.

La muralla que se encuentra rodeando el templo está decorada hacia el interior con escenas de la versión tailandesa de la mitología de Ramayana, el Ramakian. Hacia el exterior las murallas están pintadas de blanco. Hay muchas figuras en el área del templo con imágenes de esta historia, de entre las cuales destacan los gigantes (yak) de cinco metros de altura. También surgen de la mitología hindú los reyes mono y los gigantes que rodean la pagoda dorada.  El templo también contiene un modelo de Angkor Wat, añadido por el rey Nangklao (Rama III), dado que el imperio Khmer de Camboya y los tailandeses comparten las mismas raíces culturales y religiosas.  Por motivos culturales, se requiere llevar pantalones largos para poder entrar al templo.

SANTUARIO DE LA VERDAD

Este santuario es un increíble edificio de madera con esculturas talladas a mano en la playa de Pattaya. Ha estado en construcción desde hace más de 20 años, y podría tardar otros 15 años para ser terminado. También es llamado Prasat Satchatham o Prasat Sut Ja- Tum y no es usado como templo 

El enorme edificio tiene más de 100 metros de altura. El estilo arquitectónico está inspirado por las creencias budistas e hindúes. Cada una de las cuatro esquinas tiene una torre con figuras de creencias y leyendas de Camboya , India, China y Tailandia.

BUDA DE ORO

El Buda de oro es una estatua en oro macizo, la más importante del mundo, que está en Bangkok (Tailandia), en el templo Wat Traimit, y cuya historia es sorprendente.

A principios de los años 30, unos trabajos de acondicionamiento de las orillas del río Chao Phraya, cerca del barrio chino de Bangkok, requirieron la destrucción de un viejo templo abandonado que contenía una estatua de Buda en estuco dorado. Como era impensable destruir la estatua, a pesar de su aspecto poco atractivo, se decidió trasladarla al Wat Traimit, una pagoda de poca relevancia, como hay tantas en la ciudad, y porque estaba en el barrio chino. El templo no tenía edificio apto para almacenarla, y la estatua estuvo 20 años en el exterior, bajo un simple techo de chapa.  En 1955, debía construirse un nuevo edificio, y los monjes decidieron instalar allí la estatua. Una grúa tenía que desplazarla con precaución, pero desafortunadamente cedió un cable y la estatua cayó en el barro. Este mal presagio asustó a todo el mundo, y después de una fuga multitudinaria, la estatua quedó abandonada en el suelo. Era la estación de las lluvias, y como para dar la razón a los malos augurios, una formidable tormenta se desencadenó toda la noche, anegando la ciudad bajo trombas de agua.

Al alba, el superior de la pagoda volvió a pesar de todo a evaluar los daños, y empezó a quitar los restos de barro de la estatua, observando que el estuco mojado estaba agrietado y dejaba ver un metal brillante. Tras algunas indagaciones se apercibió que bajo el estuco, la estatua era de oro macizo. Esta noticia dio la vuelta a la ciudad, asegurando al templo una fama, una riqueza y un incremento en las visitas nunca más disminuida.  Se supone que la estatua, procedente de Ayutthaya, fue disimulada bajo una capa de yeso para sustraerla de la codicia de los birmanos que asediaban la ciudad. Más tarde, transportada a Bangkok, se perdió su recuerdo, permaneciendo sepultada en el olvido durante casi 200 años.