Cookies policy: We use our own and third-party cookies to improve your navigation experience. By browsing this site, we assume you consent to us using them. More information here.
Accept

Pecha Kucha

El método infalible para presentaciones eficaces
-
0
8
46 visits

PechaKucha

En el año 2003, dos arquitectos de Tokio pusieron en práctica una brillante idea de presentación que se ha ido extendiendo por el mundo mundo. Una buena idea que merece la pena conocer… y probar. 

PechaKucha es un formato de presentación que consiste en hacer una presentación sencilla e informal que consta de 20 diapositivas mostradas durante 20 segundos cada una. Originalmente creado por Astrid Klein y Mark Dytham de Klein-Dytham Architecture (KDa) en Tokio en 2003 como un punto de encuentro para jóvenes emprendedores donde pudiesen mostrar sus presentaciones en público e intercambiar opiniones. Desde entonces, el formato se ha extendido de manera vírica a otras ciudades alrededor del mundo.

El nombre PechaKucha deriva de un término japonés que significa cháchara o parloteo.

¿Cómo se hace?

¡20 diapositivas de 20 segundos! 

Los pasos a seguir para elaborar el Pecha Kucha son sencillos:

  1. Definir la estructura básica: dividir la materia en los apartados o capítulos habituales, asegurándote de que es un múltiplo de 20, por ejemplo 5.
  2. Dividir los apartados: divido 20 entre la cantidad de apartados que tengo, en este caso, 20/5=4.
  3. Desarrollar los conceptos: decidir y definir cuales son los conceptos esenciales de cada apartado y a cada uno se le asigna una diapositiva. Ya están las 20 diapositivas, cada una con un concepto, dentro de un esquema lógico.
  4. Probar:  ¡a ensayar! Prueba a desarrollar cada concepto en 20 segundos. Si te pasas, sintetiza y si no llegas, añade algo que te ayude a amenizar.
  5. Control de calidad: Busca un conejillo de indias que te escuche y pídele que haga un poco de crítica constructiva para ayudarte a “pulir” tu trabajo.

¿Cómo puedes hacer un PechaKucha y no morir en el intento?

La presentación tiene que fluir 

El principal problema de un Pechacucha es hacer cuadrar tu discurso con las diapositivas, ya que al durar estas 20 segundos, cualquier retraso en tu oratoria puede provocar un desfase entre lo que el público ve y lo que oye.

Y si tu problema es que hablas demasiado rápido, entonces debes esperar a la siguiente diapositiva. Y eso no es muy elegante.

 Lo mejor es que todos tus argumentos estén correctamente enlazados. Tienes que construir un relato.

Eso hará que aunque cambie la diapositiva antes de terminar el texto que debías pronunciar, tu discurso pueda seguir adelante sin interrupciones.

Las dispositivas deben ser muy visuales

Las diapositivas actúan méramente como un decorado. Siempre ocupan un papel secundario respecto de tu discurso. Para ello es importante aligerar de texto tus diapositivas tanto como te sea posible. 

Utiliza el pase automático de diapositivas

Precisamente porque las diapositivas juegan un papel secundario, lo mejor es olvidarse de ellas durante la presentación. Eso no significa que, si en algún momento corriste demasiado, debas esperar siempre a la próxima diapositiva. Aunque la transición esté programada, tu podrás pasar de diapositiva manualmente en cualquier momento.

Haz la presentación de memoria

No sólo vas a tener que elegir las palabras exactas a pronunciar para ocupar justo el tiempo necesario, sino que deberás controlar también el ritmo de exposición. Y sólo hay una forma de hacerlo: practicar, practicar y practicar. Apréndete el texto de memoria (sólo són 6 minutos) y repítelo una y otra vez para interiorizar tanto las palabras como los distintos ritmos y pausas que te conviene usar.

23 Jul, 2015