Rico, rico

¡Y con fundamento!