Llegando a China

Consejos para tu primer viaje a China
0
1
25 visits

Era inicios de Marzo a pleno mediodía. Salimos del subte, el sol encandilaba. Y de repente caímos súbitamente en la cuenta de que estábamos en China. Lo más impactante fue la iconografía. Era lo más parecido a estar en otro planeta. Sin poder hablar su idioma, sin poder leer sus carteles, estábamos literalmente perdidos en Shanghai.

La primer sensación fue de desesperación. Para dónde vamos? A quién le preguntamos? Nos bajamos bien del subte?

Recobrar la calma era el primer paso si queríamos llegar al hotel. Nos sentamos unos minutos en una parecita que había al costado de donde finalizaba la escalera que llevaba a la superficie, habitar lo desconocido era como estar caminando al borde del abismo, por eso la distancia entre el final de la escalera de salida del subte y los próximos 50 metros parecía un salto al vacío. Y de alguna forma, efectivamente lo era porque caminar en cualquier dirección era exactamente indiferente ya que no podíamos ni entender el cartel de señalización de la calle en la que estábamos.

Empezamos por pensar cómo hacer para llegar al alojamiento que era nuestro segundo lugar seguro después del subte. El mapa de la guía de viaje no ayudaba mucho, por eso, empezamos a preguntar. Menuda sorpresa cuando descubrimos que casi nadie hablaba inglés y que de las pocas calles que tenían la traducción de sus nombre, esta no coincidía con la de nuestros mapas. Respiramos profundo, el sol nos acompañaba, empezamos a andar.

Viajar a china por cuenta propia es un poco más difícil que otros países por la barrera idiomática. Pocos chinos hablan ingles, pocas cosas tienen traducción. La guía de viaje y la organización previa ayudan mucho.

Después de varias vueltas llegamos al hostel. Reconocimos que las dificultades comunicacionales eran algo que no habíamos previsto y que seria una variable con lo que tendríamos que lidiar a lo largo del viaje.

Elegir la comida, sacar pasajes, averiguar lugares para ir a visitar, se convirtieron en tareas que exigían ingenio, paciencia y creatividad. Ya no era sólo buscar la opción más económica, más interesante o la manera más cómoda, sino que ahora también había que encontrar la forma de comunicarlo.

Muchas veces hasta en los hoteles u oficinas de turismo los trabajadores no hablaban inglés, allí empezaba la búsqueda del tesoro para encontrar alguien que con buena predisposición y un poco de manejo de este idioma, nos oficie de traductor.

En china la gente es muy amable. Siempre intentan ayudarte. Ser un extranjero tiene sus ventajas. El turismo internacional no es tan abultado como en otros destinos más populares, por lo que realmente en cualquier lugar de china uno llama la atención de la mayoría. Muchos te piden una foto cual si fueras una estrella de Hollywood y siempre están abiertos a darte una mano.

Quedarme sin pasaporte en China y unas semanas de viaje nos enseñaron varias maneras alternativas a la hora de comunicarnos. Así fue que empezamos a viajar por adelantado, es decir, pensábamos con anticipación las actividades de los días venideros de manera tal de poder pedirle a aquellos angloparlantes que encontrábamos que nos escriban frases claves en chino para utilizar en el futuro. Nuestras tarjetas milagrosas nos permitieron sacar tickets, encontrar direcciones, comer y alojarnos. Esta fue la forma más efectiva ya que estábamos viajando sin teléfono y la opción de utilizar el traductor en la computadora, la mayoría de las veces, no era cómoda. Por otro lado, copiar caracteres chinos si uno nunca tuvo contacto con el idioma es bastante difícil porque un trazo demás cambia el significado de la palabra completamente.

Que no te llame la atención que ni en las oficinas de turismo hablen inglés. De paseo por Suzhou, la ciudad de los jardines, empezamos a definir nuestro próximo destino, así fue que elegimos Wuzhen una ciudad sobre el agua, llena de canales, que vendría a ser como la Venecia del este o la ciudad de los puentes como la llaman todos. Allí se filmo una famosa novela china y el destino es muy popular entre los nativos. Lo primero que pensamos fue ir a la oficina de turismo, ya estábamos familiarizados con la ciudad y recordábamos que en el centro cerca de la calle principal había una.

No fue una sorpresa descubrir que la empleada de la oficina de turismo no hablara inglés. Nos costó explicarle que lo que deseábamos era visitar Wuzhen, la ciudad de los puentes, por eso revisamos la oficina y encontramos folletería con la excursión, nuestro dedo índice resolvió esta vez el dilema. Ella rápidamente comenzó a tipear en la computadora, sin embargo esta vez Google traductor no nos iba a servir demasiado. En los folletos, la excursión para llegar a la ciudad era muy económica y tenía todo incluído, pero por alguna razón no podíamos comprarla. Después de varias conjeturas y de sacar conclusiones alrededor de algunas palabras claves que nos había arrojado nuestro amigo Google, nos dimos cuenta que la cuestión central radicaba en que no eramos chinos, la tarifa era solo para ciudadanos y nosotros al ser extranjeros no podíamos acceder a ella. La oficina de turismo estaba destinada a los propios chinos y no estaba pensaba para el turismo internacional que por cierto es muy poco. Conclusión: era inevitable hacerlo por nuestra cuenta. Nosotros no somos muy amantes de los paquetes de viaje, siempre preferimos ir a nuestro ritmo, trazar la propia ruta e ir haciendo en función de las ganas sin estar sometidos a tiempos ajenos, pero este resultaba muy atractivo por su precio y las facilidades que otorgaba, de todas formas no éramos chinos así que lamentablemente tuvimos que aceptar nuestro lugar de turistas, poco disimulable por cierto, y entre guías y blogs pudimos realizar nuestra visita a la ciudad de los puentes. Sin embargo, esta fue la confirmación de algo que veníamos hablando durante el viaje: viajar por china es complicado, pero como todo, se puede! Si bien es un destino con ciertas dificultades vinculadas al lenguaje, estas se pueden sortear con organización previa y tiempo! Lo más importante siempre es animarse, salir a la calle, caminar, perderse, preguntar y descubrir los lugares increíbles que este país nos ofrece.

Nuestros tips son:

*Aprovechá la luz del día si no conoces el lugar. Siempre intentá llegar de día a las ciudades que no conoces, principalmente para ver un poco cómo es el movimiento , cual es el mejor lugar para parar y para tener tiempo en caso de no encontrar alojamiento rápido.

* Consultá guías de viaje. Las guías de viaje siempre te llevan donde van la mayoría de los turistas y muchas veces uno intenta evitar estos sitios para conocer un poco el día a día de los lugares, su gente y sus costumbres, sin embargo, las guías ayudan a organizar un viaje y hay lugares que más allá que sean turísticos son hermosos y vale la pena visitar.

* Las tarjetas milagrosas. Cuando te encuentres con alguien que habla inglés pedile que te escriba en chino distintas tarjetas que digan por ejemplo: necesito un hotel económico, un ticket para..., donde puedo comer rico y barato, etc.

* La bendita tecnología. Obviamente si tenes internet disponible 24/7 porque viajas con un teléfono de esos súper inteligentes (no es nuestro caso) todo es más sencillo. Igualmente, a veces es interesante perderse un poco, buscar ayuda, hablar con desconocidos!

Art, design & photographyLiterature and cultureTravellingChinatips de viajecómo moverse en chinaidiomaviajeschina por libre
05 May, 2016
Ratings
(0 votes)
Your rating
Collected
Carole DRUNET
Carole DRUNET