Política de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí.
Aceptar

Leyenda de Santa Casilda (La Bureba).

Cuenta la leyenda que Casilda era hija de un rey moro de Toledo...
-
0
0
66 visitas

La leyenda de Santa Casilda (La Bureba, Burgos).

Cuenta la leyenda que Casilda era hija de un rey moro de Toledo, éste tenía cautivos cristianos encerrados en celdas y su hija de buen corazón se apenaba al verlos. Por lo que solía darles pan cuando podía, un día su padre la sorprendió en el momento de llevar el pan y cuando este le pidió que le enseñara lo que llevaba en su enfaldo, aparecieron rosas en vez de trozos de pan. Esta historia ha sido representada por varios pintores y grabadores españoles, porque resulta muy visual. En cambio la representación de Casilda durmiente es menos común, aunque la imagen yacente de Diego Siloé, en el altar de la santa, ha podido ser la inspiración de estampas y medallas de carácter más popular. 

Qué significa esa Casilda durmiente. Examinemos otra vez su leyenda, en ella se dice que Casilda sufría de flujo de sangre o "achaque de sangre lluvia"  (modismo que aludía a la menstruación) y como no se curaba con los médicos de su padre, los cristianos le aconsejaron ir a los Lagos de san Vicente en la Bureba (Burgos), porque allí se sanaban esos males. Una noche mientras Casilda duerme escucha una voz que le dice que vaya a esos lagos para curarse. Se lo cuenta a su padre que la deja marchar con un séquito hasta los lagos de san Vicente cerca de  Buezo en los montes Obarenes. Allí se baña y sana, por lo que decide pasar el resto de su vida en soledad  y construir una ermita para alabar a Dios. Las visiones o las voces en sueños nos hablan de una realidad espiritual propia de los libros sagrados, hay muchos ejemplos en la Biblia.

Casilda hace un camino inverso a la Reconquista, va del sur al norte, es un camino de conversión: se trata de una princesa mora que se vuelve cristiana al curarse en un lugar dedicado a un santo al que también aprecian los musulmanes, se sabe que en el cabo de san Vicente había una ermita a este santo dedicada que era visitada por musulmanes y en la ciudad de Córdoba la iglesia mayor en la época de la conquista por los árabes estaba dedicada a san Vicente y estos la partieron en dos: una parte para culto cristiano y la otra para mezquita. Hay una paradoja en todo esto, por esta peculiar simbiosis entre ambos cultos. Casilda suplanta o mejor se injerta en el culto a san Vicente porque es una conversa que trata de crear un puente entre ambas culturas.

Valoraciones
-
(0 votos)
Tu valoración