Política de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí.
Aceptar

Las 7 vidas de los gatos

¿Por qué se dice que los gatos tienen 7 vidas?
10.0
0
2891
201 visitas

Las 7 vidas de los gatos


Este famoso refrán o aquel dicho popular “… tiene más vidas que un gato” hacen referencia a la suerte o a la buena fortuna de alguna persona frente a una adversidad. Sin embargo, el origen de esta expresión tiene una relación clara con nuestros queridos felinos.

Podríamos pensar que su procedencia es de la observación de la habilidad del felino para salir sano y salvo ante cualquier problema, o de su singular y exclusiva capacidad de caer desde grandes alturas sin sufrir el más mínimo rasguño, pero no es así.

Todo parece indicar que el origen de este refrán hay que buscarlo en el antiguo Egipto: los egipcios tenían la plena convicción de que los gatos también se reencarnaban y que, tras un número de siete reencarnaciones, tomaban carne mortal… pero no de gato…

Tras siete reencarnaciones, un gato se convertía en ¡un ser humano!.

Como en otras muchas facetas de la vida, el paso del tiempo consigue cambiar el fundamento o el origen de las cosas. Algo basado en una profunda creencia de tipo religioso es actualmente utilizado como un simple comentario popular.

¿Y por qué seguimos concediendo esas “siete vidas” a los felinos? La observación diaria de un gato nos hace corroborar la frase.

Como decíamos anteriormente, un felino tiene la gran capacidad de caer sobre sus cuatro patas, de forma totalmente equilibrada, aunque caiga de grandes alturas. Su ágil organismo, su cola y sus coordinados sentidos consiguen estabilizar el cuerpo del minino antes de que llegue al suelo.

Por otra parte estamos ante un animal verdaderamente resistente, adaptable a cualquier estilo de vida y muy capaz de conseguir abastecerse en el caso de que la necesidad “apriete”.

No sabemos si tras siete reencarnaciones felinas el irracional pasará a un “estado vivo racional”. Lo que si tenemos claro es que nuestro buen amigo, el gato, ha conseguido, a pulso, disfrutar de sus “presuntas” siete vidas.

Caídas de los gatos

Un estudio realizado por dos veterinarios de Nueva York en 1987 determinó que el 90% de los gatos que cayeron desde alturas de entre 2 y 32 plantas sobrevivieron. Lo más sorprendente es que la mayor mortalidad no se produjo en las caídas desde alturas superiores, sino en torno a las siete plantas. Eso tiene una explicación más o menos lógica.

Un gato en aceleración tiende a ponerse rígido, lo que reduce su capacidad de absorber el impacto. Sin embargo, una vez alcanzada la velocidad terminal, ya no hay ninguna fuerza neta que actúe sobre el felino y, por tanto, se relajará, aumentando su flexibilidad y el área de la sección transversal sobre la que el impacto difunde una vez que el gato alcanza el suelo.

feb 16, 2017