Política de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí.
Aceptar

¿Como rellenar una tarta?

Consejos y ejemplos.
-
0
7
134 visitas

Pon al revés el bizcocho, de manera que la parte de abajo quede arriba (así te queda una superficie superior muy lisa). Corta el bizcocho con una segueta para tartas o un cuchillo. En este caso yo he hecho 2 cortes, quedando 3 capas de bizcocho y 2 capas de relleno. Pero si quieres hacer más cortes, adelante.

Si es una tarta redonda, mide el alto de esta y marcas en cuantas capas deseas dividirla; por ejemplo si mide 9 cms. de alto marcas cada 3 centímetros, para así cortar las capas del mismo grosor, también podrías dividir en los capas de 4.5 cm. cada una.

Yo suelo trabajar con bases de MDF (puedes adquirirlo en almacenes de bricolaje), cubiertas con papel de seda o de regalo y celofán transparente. Asi obtienes una base muy firme, y además puedes limpiarla muy fácilmente despues de rellenar la tarta.

Pincha un palillo en el borde de cada capa, de forma que queden alineados. Así, después de rellenar el bizcocho, puedes poner las capas de nuevo en el sitio original, de manera que las desigualdades del corte queden también alineadas.

Paso 2 : ponerle Almíbar

ALMÍBAR (para remojar el bizcocho de una tarta) 1 taza de azúcar 1 taza de agua

Disolver el azúcar en el agua y calentar hasta que hierva, bajar a fuego medio y que hierva lentamente unos 15 minutos. Es importante remover de vez en cuando. Para bañar el bizcocho no es necesario que espese mucho.

Consejos para el almíbar: - A esta receta se le puede añadir zumo de 1/2 limón, le da un sabor diferente y más fresco. - También le podemos añadir un chorrito de licor, aunque si la tarta es para niños, es mejor no pasarnos con el licor, aunque cuando hierve se evapora. Podemos elegir cualquier licor, como siempre es importante tener en cuenta los sabores que estamos utilizando en la tarta. Yo suelo utilizar Kirsch (licor de cereza), coñac, ron... pero si os gusta algo más fuerte podéis utilizar vozka, whisky... Para prepararlo sólo hay que añadirlo al inicio y seguir la receta.

Antes de empapar el bizcocho hay que dejarlo templar, nunca debe de estar frío del todo para que empape bien el bizcocho

Empezamos con el relleno

Haz un dique de buttercream en la tarta, en la parte de fuera, pero no exactamente en el borde, sino un poco hacia el interior. De esa manera, cuando pongas las otras capas, podrás presionar un poco encima, para que todo quede bien en su sitio, y el dique podrá expandirse un poco hacia el borde sin salirse. Además, si después te queda un poco de hueco en el exterior, es fácil rellenarlo, pero si el dique se te sale de la tarta, es mucho más difícil de arreglar. Si la buttercream o la ganache está demasiado blanda, puedes ponerla unos 15 minutos en el frigo para que quede un poco más consistente.

Ahora puedes rellenar la tarta con el relleno que prefieras. Si eliges confitura o dulce de leche (o lemon curd) no hace falta usar un dique, pero yo normalmente uso estas rellenos como base y pongo una capa de buttercream encima. Puedes hacer las capas tan gruesas como quieras, pero ten en cuenta la proporción de grosor entre relleno y bizcocho que he mencionado más arriba, para que la tarta quede estable.

Coloca la 2ª capa de bizcocho encima y añádele otro dique. Vierte dentro el relleno a tu gusto.Y Repite esto tantas capas como tengas o prefieras.

A mí me gusta poner siempre una capa de confitura (o lemon curd o dulce de leche) en la tarta, justo debajo del buttercream suizo. Eso le da a la tarta mucho más sabor y untuosidad. Pero eso depende del gusto de una, claro ;-)

Coloca la capa superior de bizcocho en su sitio, y úntala con buttercream con una espátula o un cuchillo. Debe cubrir todo el bizcocho, pero tiene que ser una capa muy fina. También puedes dejar que la tarta adquiera consistencia colocándola (antes de untarla por encima) en el frigo, pero si los diques ya son lo bastante consistentes (habiendo puesto su buttercream en el frigo, como he escrito antes), no hace falta.

Unta también los laterales con una espátula o cuchillo, y déjalos bien lisos.

¡La tarta ya está lista para cubrirla! Yo siempre la dejo un rato en el frigo para que la buttercream se endurezca un poco, y después la repaso una vez más con una espátula caliente, para dejarla aún más lisa. Así te queda una tarta perfectamente alisada, y puedes cubrirla con una capa de fondant de 3 mm (razonablemente fina) sin que queden irregularidades. Y además no tienes por qué temer que el relleno se salga por el peso de la decoración que pongas sobre la tarta.

Cómo conservar la tarta:

si usas rellenos que normalmente necesiten estar en la necera, como nata u otros productos lácteos, entonces también tienes que conservar la tarta en la nevera. La cobertura de fondant aísla la tarta bastante bien, pero no es suficiente para mantener la tarta lo bastante fría como para dejarla fuera de la nevera en este caso. Así que ya sabes, si usas un relleno que lleve nata (montada o no), crema pastelera o crema de queso Philadelphia, etc., ¡es necesario conservar la tarta en la nevera! Con rellenos como ganache de chocolate o buttercream suizo puedes conservar la tarta en un lugar fresco (p. ej. una habitación con la ventana abierta) durante unos 2 días.

Las tartas decoradas con fondant son muy sensibles a la humedad. Y la nevera presenta un problema en este sentido: la condensación, y puede estropear la tarta. Pero si tienes un frigo no-frost, no hay problema. Yo siempre pongo las tartas sin problema en el frigo, sin cubrirlas con nada (a veces uso la caja de cartón, porque el cartón absorbe humedad del frigo), y nunca he tenido problemas. Si tu frigo produce más condensación o si lo tienes que abrir muy a menudo, pon la tarta en una caja de cartón. Normalmente te la venderán en la pastelería más cercana. También puedes poner algunos terrones de azúcar alrededor de la tarta, para que absorban la humedad.

Cuando saques la tarta del frigo, se formará condensación sobre el fondant por la diferencia de temperaturas. La tarta se pondrá brillante y tendrá un aspecto húmedo, como si sudase. En invierno este problema es mucho menor, porque la diferencia de temperaturas también es menor, pero en verano es inevitable. Yo suelo sacar la tarta del frigo una hora y media antes de servirla, y la pongo en una habitación fresca, con un ventilador de mesa encendido y dirigido hacia ella. Deja que el ventilador sople tranquilamente durante una hora sobre la tarta. Ya verás cómo esto ayuda a que la condensación desaparezca. No olvides girar la tarta al cabo de la primera media hora, para que el ventilador pueda soplar bien todos los lados.

¡Espero que este tutorial os sirva! :-)

http://tartacadabra.blogspot.com.es/

Recetas y gastronomíaFondantpastelrellenos
ene 23, 2015