Cómo adelgazar los tobillos

Analizamos las diversas causas de los tobillos anchos y te contamos las estrategias para conseguir adelgazarlos.
1
790
207 visits

Tener los tobillos anchos suele ser uno de los problemas más recurrentes en las mujeres y fruto de incómodos complejos.

Esta zona es especialmente conflictiva ya que, a veces, aunque adelgacemos haciendo dieta y ejercicio, parece que la grasa y la hinchazón de los tobillos no se va "ni a tiros". 

¿Qué hacer? ¡Te lo contamos!

PROBLEMA 1: Sobrepeso

La causa número 1 para unos tobillos anchos es el sobrepeso general, que reparte la grasa con más o menos acierto por todo el cuerpo, siendo los tobillos un punto especialmente conflictivo ya que, como te contaremos más adelante, la retención de líquidos también suele aparecer en personas con este problema.


¿Solución?

Dieta equilibrada y ejercicio, amiga mía. No hay otra. El ejercicio aeróbico (cardio) es el mejor para perder grasa y, además, así moverás las piernas y deshincharás esta zona.
Si no te gusta hacer deporte, te recomendamos que busques opciones más amenas, como la zumba (que incluso puedes hacer en casa), andar en bici o salir a caminar.

Además, puedes aplicar crema anticelulítica a esta zona, acompañándola de un masaje. ¡Te ayudará!

PROBLEMA 2: La malvada genética

Si tus antecesores tienen tobillos anchos, es probable que sea un problema genético, del que será más difícil deshacerse. En este caso, es probable que también hayas heredado unas pantorrillas gruesas. Sin embargo, ten en cuenta que también puede ser que la herencia sea más bien un problema de retención de líquidos, para lo que te remitimos al problema número 3.


¿Solución?

Ejercicios específicos. Es difícil luchar contra la genética, pero no imposible. Deberás hacer ejercicios específicos para los gemelos y la zona baja de la pierna.

Aquí te dejamos una amena rutina de 10 minutos para fortalecer los gemelos y las pantorrillas, de tal forma que movilizaremos la grasa de los tobillos y, además, al fortalecer el gemelo, neutralizaremos el efecto "pantobillo".

PROBLEMA 3: Retención de líquidos

El tobillo es una de las zonas más típicas donde se manifiesta la retención de líquidos, un problema muy habitual en las mujeres, especialmente entre las embarazadas.

Para saber si éste es tu caso, presiona la zona con los dedos y observa si queda un hueco en el área que tarda un poco más en volver a su estado natural.

Este problema suele ir acompañado de una mala circulación.


¿Solución?

Asegúrate de beber unos 2 litros de agua al día. Esto puede sonar contradictorio, pero la causa principal de la retención de líquidos es la escasa hidratación: cuando el cuerpo siente que no recibe la suficiente agua, comienza a almacenar la que tiene, como medida preventiva. Si mantienes una aportación de líquido constante durante el día, tu cuerpo no necesitará este almacenaje.

Además, deberás incluir alimentos diuréticos en tu dieta y evitar aquellos ricos en sodio, pues aumentan la retención.

También puedes probar a usar calcetines compresores

PROBLEMA 4: Medicamentos y enfermedades

Los medicamentos hormonales, como la píldora anticonceptiva, pueden empeorar o hacer aparecer este problema. También algunos antidepresivos pueden provocar este probema.

Por otra parte, existen ciertas enfermedades, como la insuficiencia hepática, que incrementan la retención de líquidos.


¿Solución?

En ambos casos, deberás consultar con tu médico sobre el mejor remedio. Tal vez el pueda variar la medicación ya que, por ejemplo en el caso de las píldoras anticonceptivas, hay variantes que llevan un extra de componentes diuréticos, para evitar esta retención de líquidos.

Si, además de los tobillos hinchados, te notas cansada, con náuseas o con problemas para respirar, debes visitar a tu médico inmediatamente.

Health and beautySports and motortobillostobillofitfitnessadelgazargrasaretencionliquidopantorrillaejerciciodietapiernassalud
08 Dec, 2020
Comments
Convert?w=220&h=220&fit=crop&cache=true
almost 3 years ago

Ratings
(0 votes)
Your rating