Política de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Si continúas navegando por esta web, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí.
Aceptar

Jose Angel Buesa

Recuerdo un pueblo triste y una noche de frío y las iluminadas ventanillas de un tren. Y aquel tren que partía se llevaba algo mío, ya no recuerdo cuando, ya no recuerdo quien.

Pero sí que fue un viaje para toda la vida y que el último gesto, fue un gesto de desdén, porque dejó olvidado su amor sin despedida igual que una maleta tirada en el andén.

Y así, mi amor inútil, con su inútil reproche, se acurrucó en su olvido, que fue inútil también. Como esos pueblos tristes, donde llueve de noche, como esos pueblos tristes, donde no para el tren.

ene 23, 2015
Comentarios
Convert?w=220&h=220&fit=crop&cache=true
hace alrededor de 4 años

Convert?w=220&h=220&fit=crop&cache=true
hace alrededor de 4 años

Valoraciones
8.5
(2 votos)
Tu valoración