Brasil

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Artículo destacado
Para otros usos de este término, véase Brasil (desambiguación).
República Federativa do Brasil República Federativa del BrasilCapitalCiudad más pobladaIdioma oficialGentilicioForma de gobiernoPresidentaVicepresidenteIndependencia  • Declarada  • ReconocidaSuperficie • Total • % aguaFronterasPoblación total • Censo • DensidadPIB (PPA) • Total(2011)PIB (nominal) • Total(2011) • PIB per cápitaIDH (2012)MonedaHuso horario • en veranoCódigo ISODominio InternetPrefijo telefónicoPrefijo radiofónicoSiglas país para avionesSiglas país para automóviles
Flag of Brazil.svg
Bandera
Coat of arms of Brazil.svg
Escudo
Lema: Ordem e Progresso
(portugués: 'Orden y Progreso')
Himno: Hino Nacional Brasileiro
(portugués: 'Himno Nacional Brasileño')

BRA orthographic.svg

Brasilia
Escudo de la Ciudad de Brasilia

15°45′ S 47°57′ O
São Paulo
Escudo de la Ciudad de São Paulo
Portugués
brasileño, -a
brasilero, -a[1]
República federal presidencial
Dilma Rousseff[2]
Michel Temer
del Imperio portugués
7 de septiembre de 1822
29 de agosto de 1825
Puesto 5.º
8 514 877 km²
0,65%
14 691 km
Puesto 6.º
201 032 714 hab. (2013)[3]
23,61 hab./km²
Puesto 6.º
US$ 2 293,803 mil mill.[4]
Puesto 6.º
US$ 2 421,637 mill.[4]
US$ 12,339[5]
Crecimiento0,730[6] (85.º) – Alto
Real (R$, BRL)
BRT (UTC −5 a −2)
BRST (UTC −5 a −2)[1]
076 / BRA / BR
.br
+55
ZVA-ZZZ, PPA-PYZ
PP, PR, PT, PU
BR
Miembro de: ONU, OEA, CSN, Unasur, CPLP, Mercosur, G8+5, G-20, Grupo de Río, BRICS.
  1. El horario de verano sólo se aplica en las regiones Sudeste, Centro-Oeste y Sur.

Brasil, oficialmente República Federativa del Brasil[7] [8] [9] (en portugués: República Federativa do Brasil), es un país soberano de América del Sur que comprende la mitad oriental del subcontinente y algunos grupos de pequeñas islas en el océano Atlántico.

Con una superficie estimada en más de 8,5 millones de km², es el quinto país más grande del mundo en área total (equivalente a 47% del territorio sudamericano).[10] Delimitado por el océano Atlántico al este, Brasil tiene una línea costera de 7491 km.[11] Al norte limita con el departamento ultramarino francés de la Guayana Francesa, Surinam, Guyana y Venezuela; al noroeste con Colombia; al oeste con Perú y Bolivia; al sureste con Paraguay y Argentina, y al sur con Uruguay. De este modo tiene frontera con todos los países de América del Sur, excepto Ecuador y Chile.[11] En su mayor parte, el país está comprendido entre los trópicos terrestres, por lo que las estaciones climáticas no se sienten de una manera radical en gran parte del mismo. La selva amazónica cubre 3,6 millones de km² de su territorio. Gracias a su vegetación y a su clima, es uno de los países con más especies de animales en el mundo.[12]

Brasil, hasta entonces habitado por indígenas, fue descubierto por los europeos en 1500, por una expedición portuguesa liderada por Pedro Álvares Cabral. Tras el Tratado de Tordesillas, el territorio brasileño fue el segmento del continente americano que correspondió al reino de Portugal, del cual obtuvo su independencia el 7 de septiembre de 1822. Así, el país pasó de ser parte central del reino de Portugal a un imperio para finalmente convertirse en una república. Su primera capital fue Salvador de Bahía, que fue sustituida por Río de Janeiro hasta que se construyó una nueva capital, Brasilia. Su constitución actual, formulada en 1988, define a Brasil como una república federativa presidencialista.[9] La federación está formada por la unión del Distrito Federal, los 26 estados y los 5565 municipios.[9] [13] [nota 1]

A pesar de que sus más de 200 millones de habitantes hacen de Brasil el quinto país más poblado del mundo,[3] presenta un bajo índice de densidad poblacional. Esto se debe a que la mayor parte de su población se concentra a lo largo del litoral, mientras el interior del territorio aún está marcado por enormes vacíos demográficos. El idioma oficial y el más hablado es el portugués, que lo hace el mayor país lusófono del mundo.[11] Por su parte, la religión con más seguidores es el catolicismo, siendo el país con mayor número de católicos nominales del mundo. La sociedad brasileña es considerada una sociedad multiétnica al estar formada por descendientes de europeos, indígenas, africanos y asiáticos.

La economía brasileña es la mayor de América Latina y del hemisferio Sur, la sexta mayor del mundo por PIB nominal y la séptima mayor por paridad del poder adquisitivo (PPC).[4] Brasil es una de las principales economías con más rápido crecimiento económico en el mundo y las reformas económicas dieron al país un nuevo reconocimiento internacional, tanto en el ámbito regional como global.[15] [16] El país es miembro fundador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), G20, Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), Unión Latina, Organización de los Estados Americanos (OEA), Organización de los Estados iberoamericanos (OEI), Mercado Común del Sur (Mercosur) y de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), además de ser uno de los países BRIC.

Etimología[editar]

El origen etimológico de la palabra «Brasil» aún no se identifica claramente. Una teoría realizada por el filólogo Adelino José da Silva Azevedo, postula que se trata de una palabra de origen celta, barkino —que se tradujo al español como «barcino»— aunque en la misma aceptaba que la mención más remota del término podría ser encontrada en el idioma de los antiguos fenicios. Este vocablo se utilizaba para nombrar a un colorante rojo utilizado por esta civilización. En la Edad Media, la palabra se deformó por los genoveses a brazi —en español «brasil»—, pero ahora se utilizaba para referirse al palo brasil, nombre dado a una especie arbórea de la que se obtiene una madera de color rojizo utilizada en la ebanistería y para la tinción de textiles.[17]

En la época del descubrimiento de América, era común que los exploradores guardaran cuidadosamente en secreto todo lo que descubrían y conquistaban, a fin de asegurar una exploración exclusiva del territorio; sin embargo, los portugueses anunciaron de manera rápida el descubrimiento de la «isla Brasil» ubicada en el medio del Atlántico, de donde extraían el palo del mismo nombre. En la época colonial, varios cronistas importantes como João de Barros, Frei Vicente do Salvador y Pero de Magalhães Gândavo coincidieron que esta era la explicación del origen del nombre de «Brasil».[18]

Antes de tomar su nombre definitivo el actual territorio de Brasil fue designado de diferentes maneras: Monte Pascoal (cuando los portugueses avistaron el terreno por primera vez), Isla de Vera Cruz, Tierra de Santa Cruz, Nova Lusitânia, Cabrália, etc. En 1967, con la primera Constitución de la dictadura militar, Brasil pasó a llamarse oficialmente la «República Federativa de Brasil», nombre que la Constitución de 1988 conservó. Anteriormente, durante la época del imperio, el nombre oficial del país era «Imperio de Brasil» y posteriormente, con la proclamación de la república, se denominó «Estados Unidos del Brasil».[19]

Historia[editar]

Artículo principal: Historia de Brasil

Periodo precolonial, colonización portuguesa y expansión territorial[editar]

La primera misa en Brasil, por Victor Meirelles.

El actual Brasil fue alcanzado por Portugal en abril de 1500, con la llegada de una flota portuguesa comandada por Pedro Álvares Cabral.[20] Poco antes de la llegada de los europeos, se estima que la costa oriental de América del Sur que yace en el actual territorio de Brasil estaba habitada[21] por cerca de dos millones de indígenas.[22] La población amerindia se encontraba dividida en grandes naciones indígenas, a su vez compuestas por varios grupos étnicos, entre los que se destacaban los tupí-guaraníes, los macro-jê y los aruacos. Los primeros se subdividían en guaraníes, tupiniquines y tupinambás, entre otros. Los tupís se extendían entre los actuales territorios de los estados de Río Grande del Sur y Río Grande del Norte.[23] Los portugueses encontraron a los nativos aún en la Edad de Piedra y divididos en varias tribus, la mayoría de las cuales pertenecían a la familia lingüística tupí-guaraní, y que constantemente luchaban entre sí.[24] Según Luís da Câmara Cascudo, los tupís fueron «la primera raza indígena que tuvo contacto con los colonizadores y (...) derivó en una mayor presencia suya, como la influencia en el mameluco, en el mestizo y en el luso-brasileño que nacía y en el europeo que se quedaba.»[25]

Formación del estado brasileño (en verde oscuro) y de los países sudamericanos desde 1700.

La colonización se inició oficialmente en el año 1534, cuando Juan III dividió el territorio en doce capitanías hereditarias,[26] [27] pero debido a varios problemas con este sistema, en 1549 el rey nombró a un gobernador general para administrar toda la colonia.[27] [28] Los portugueses asimilaron algunas de las tribus nativas,[29] mientras que otras fueron esclavizadas o exterminadas por las guerras prolongadas o por las epidemias de enfermedades traídas por los europeos a las cuales los indígenas no tenían inmunidad.[30] [31] A mediados del siglo XVI, el azúcar se convirtió en el producto de exportación más importante de Brasil,[24] [32] y el comercio de esclavos africanos por parte de los portugueses comenzó a incrementarse,[33] [34] en respuesta a la creciente demanda internacional.[30] [35]

Mediante varias guerras contra los franceses, los portugueses lentamente expandieron su territorio hacia el sudeste, apoderándose de Río de Janeiro en 1567, y hacia el noroeste, tomando São Luís en 1615.[36] De esta forma, en 1669 enviaron varias expediciones militares hacia la Amazonia y conquistaron las fortalezas británicas y neerlandesas, fundando aldeas y nuevas fortalezas.[37] En 1680 extendieron el territorio controlado en el extremo sur del país al fundar la Colonia del Sacramento en la orilla izquierda del Río de la Plata, en el actual Uruguay.[38] No obstante, la expansión territorial brasileña hacia el sur provocó múltiples conflictos, incluidas la guerra con las misiones jesuíticas que poseían una organización semiautónoma y la posterior Guerra Guaranítica.[39]

A finales del siglo XVII, las exportaciones de azúcar comenzaron a disminuir,[40] pero alrededor de 1693, el descubrimiento de yacimientos de oro en la región que más tarde sería llamada de Minas Gerais, así como la explotación de otras minas en Mato Grosso y Goiás en las décadas siguientes, salvaron a la colonia de un colapso económico inminente.[41] Miles de inmigrantes provenientes de Brasil y Portugal se desplazaron hacia las minas.[42] Los españoles intentaron impedir la expansión de los portugueses dentro del territorio que les pertenecía de acuerdo con lo establecido en el tratado de Tordesillas de 1494, y consiguieron reconquistar la Banda Oriental en 1777. Sin embargo, el tratado de San Ildefonso firmado ese mismo año, confirmó la soberanía portuguesa sobre casi todas las tierras ocupadas durante su expansión territorial, menos la Banda Oriental,[43] configurando la mayor parte de las fronteras actuales brasileñas.[44]

En 1808, la familia real portuguesa —y con ellos la nobleza portuguesa—, escaparon de las tropas del emperador francés, Napoleón Bonaparte, que estaba invadiendo Portugal y la mayor parte de Europa Central, y se estableció en la ciudad de Río de Janeiro, que de esta manera se convirtió en la capital de facto del Imperio Portugués.[45] En 1815, Juan VI, entonces el príncipe regente de Portugal en nombre de su madre María I, elevó al Estado de Brasil, una colonia portuguesa, a un Reino soberano en unión con Portugal.[45] En 1809, los portugueses invadieron la Guayana Francesa, que finalmente fue devuelta a Francia en 1817,[46] y en 1816, la Banda Oriental, que fue posteriormente rebautizada como Provincia Cisplatina.[47] En el año 1825, las Provincias Unidas del Río de la Plata iniciaron una guerra para recuperarla, la cual concluyó en 1828 mediante un acuerdo en el cual se disponía la independencia de la provincia.[48]

Independencia e imperio[editar]

Artículos principales: Independencia de Brasil e Imperio del Brasil.
Declaración de la Independencia de Brasil por el emperador Pedro I el 7 de septiembre de 1822.

Juan VI regresó a Europa el 26 de abril de 1821, dejando a su primogénito, Pedro de Alcántara, como príncipe regente.[49] El gobierno portugués intentó transformar a Brasil en una colonia una vez más, privándolo de los derechos que poseía desde 1808.[50] Los brasileños se rehusaron a ceder, y Pedro se adhirió a su causa, declarando la independencia del país el 7 de septiembre de 1822.[51] El 12 de octubre, Pedro fue declarado el primer emperador del Brasil y coronado como Pedro I el 1 de diciembre.[52]

Aunque los primeros intentos por independizar al país del control portugués adoptaron los ideales republicanos —como fue el caso de la Conspiración Minera, dirigida por Tiradentes—,[53] en el siglo XIX casi todos los brasileños estaban a favor de la monarquía y el republicanismo tenía poco apoyo.[54] [55] La Guerra de Independencia de Brasil se propagó por casi todo el territorio, mientras que las principales batallas se libraron en las regiones norte, noreste, y sur.[56] Los últimos soldados portugueses se rindieron el 8 de marzo de 1824,[57] y la independencia fue reconocida por Portugal el 29 de agosto de 1825, en el tratado de Río de Janeiro.[58]

Pedro II, emperador de Brasil, en 1875 con 50 años.

Tras haber sido aprobada por los consejos municipales de todo el país, el 25 de marzo de 1824 se promulgó la primera constitución.[59] [60] [61] [62] El 7 de abril de 1831, Pedro I abdicó cuando regresó a Europa para recuperar el trono de su familia, dejando a su hijo de cinco años como sucesor, Pedro II.[63] Como el nuevo emperador no podía ejercer sus funciones, se creó una regencia.[64] Las disputas entre distintas facciones políticas llevaron a rebeliones y a una regencia inestable y casi anárquica.[65] Sin embargo, los grupos rebeldes no estaban en contra de la monarquía,[66] [67] aunque algunos declararon la secesión de sus provincias como repúblicas independientes, pero sólo mientras Pedro II fuese incapaz de gobernar.[68] El caso más notorio fue el de Río Grande del Sur y Santa Catarina los cuales, por medio de la Guerra de los Farrapos, se proclamaron independientes del Imperio brasileño.[69] Debido a esto, Pedro II fue declarado emperador prematuramente y «Brasil disfrutó de casi medio siglo de paz interna y un rápido progreso económico.»[70]

Fuerzas brasileñas (de uniforme azul oscuro) luchando contra el Ejército Paraguayo durante la batalla de Avay, de la Guerra de la Triple Alianza.

Durante los 59 años de reinado de Pedro II, Brasil resultó victorioso en tres guerras internacionales —la Guerra Grande, la Guerra contra Aguirre y la Guerra de la Triple Alianza—,[71] además de que atestiguó la consolidación de la democracia representativa, principalmente debido a la realización de elecciones sucesivas y a la libertad de imprenta.[72] La esclavitud se extinguió en un proceso más lento pero constante, que comenzó en 1850 con el fin del tráfico internacional de esclavos,[73] y terminó con la total abolición de la esclavitud en 1888.[74] Sin embargo, desde la independencia la población esclava se encontraba experimentando un declive: en 1823, el 29% de la población estaba compuesta por esclavos, pero para 1887 este porcentaje se había reducido hasta el 5%.[75]

Cuando el Imperio fue derrocado el 15 de noviembre de 1889,[76] hubo poco interés por parte del pueblo brasileño para cambiar la forma de gobierno de una monarquía a una república,[77] ya que Pedro II estaba en el auge de su popularidad entre sus súbditos.[78] [79] El golpe militar republicano fue apoyado por los antiguos propietarios de esclavos que se negaban a aceptar la abolición de la esclavitud pactada en 1888 por el gobierno monárquico.[80] [81] [82]

La Primera República y la era Vargas[editar]

Como en un principio el gobierno republicano era poco más que una dictadura militar, la nueva Constitución promulgada en 1891 convocó elecciones directas para el año 1894.[19] Este documento también abolió las restricciones del derecho al voto que existían en el período monárquico, cuando sólo se les otorgaba a aquellos que tuviesen un nivel de ganancias determinado, aunque mantuvo el carácter abierto —y no secreto— del voto y, entre otras medidas, sólo se permitía la participación de los hombres alfabetizados, en una época en la que la mayoría de la población brasileña era analfabeta.[83]

El golpe de 1930 llevó a Getúlio Vargas (al centro con uniforme militar, sin sombrero) al poder, donde permanecería por quince años.

Durante el primer periodo de gobierno republicano, Brasil mantuvo una política exterior pacífica y neutral, que sólo fue interrumpida por la Guerra del Acre,[84] y la Primera Guerra Mundial.[85] [86] [87] Internamente, luego de la crisis del ensillamiento,[nota 2] [88] [89] [90] y de la Revuelta de la Armada en 1891,[91] se inició un ciclo prolongado de inestabilidad financiera, política y social que se extendería hasta la década de 1920, manteniendo al país asolado por diversas rebeliones que poco a poco minaron el régimen. Entre estas se destacan la Régimen militar y era contemporánea[editar]

Varios gobiernos provisionales breves sucedieron al fallecido presidente Vargas.[115] Juscelino Kubitschek se convirtió en el nuevo presidente en 1956 y asumió una postura conciliadora con la oposición política que le permitió gobernar sin crisis importantes.[116] La economía y el sector industrial crecieron considerablemente,[117] pero su mayor conquista fue la construcción de la nueva capital, Brasilia, inaugurada en 1960.[118] Su sucesor, Jânio Quadros, renunció en 1961, menos de un año después de asumir el cargo.[119] Su vicepresidente, João Goulart, tomó la presidencia, pero suscitó una fuerte oposición política,[120] y fue depuesto por el Golpe de 1964 que resultó en un régimen militar.[121]

Toma de posesión de Luiz Inácio Lula da Silva, en 2003.

Se pretendía que el nuevo régimen fuese transitorio,[122] pero se convirtió en una dictadura plena con la promulgación de la Ley Institucional Número Cinco de 1968.[123] La represión de los opositores a la dictadura, incluyendo la guerrilla urbana,[124] fue dura, pero no tan brutal como en otros países de América Latina.[125] Debido al extraordinario crecimiento económico, conocido como «el milagro brasileño», el régimen alcanzó su nivel más alto de popularidad en los años de mayor represión.[126]

El general Ernesto Geisel asumió la presidencia en 1974 y comenzó su proyecto de redemocratización a través de un proceso, que según él sería «lento, gradual y seguro».[127] [128] Geisel acabó con la indisciplina militar que había asolado al país desde 1889,[129] así como con la tortura de presos políticos, la censura a los medios y,[130] en 1978, luego de anular la Ley Institucional Número Cinco, con la propia dictadura.[123] Sin embargo, el régimen militar continuó con su sucesor, el general João Figueiredo, para completar la plena transición hacia la democracia.[131]

Los civiles volvieron completamente al poder en 1985 cuando, tras la enfermedad y fallecimiento sin poder asumir del presidente electo Tancredo Neves,[132] lo hizo en su lugar su vicepresidente José Sarney.[133] Hacia el final de su mandato, Sarney se volvió extremadamente impopular debido a la crisis económica y a la inflación descontrolada,[134] y en 1989, su mala administración permitió la elección del casi desconocido Fernando Collor, que renunció tres años más tarde tras un escándalo de corrupción. Collor fue sucedido por su vicepresidente, Itamar Franco, que nombró como Ministro de Hacienda a Fernando Henrique Cardoso,[135] que creó el exitoso Plan Real,[nota 3] el cual trajo la estabilidad a la economía brasileña.[136]

Fernando Henrique Cardoso fue elegido como presidente en 1994 y nuevamente en 1998.[137] La transición pacífica del poder para Luiz Inácio Lula da Silva, que fue electo en 2002 y reelegido en 2006, mostró que Brasil finalmente consiguió alcanzar la estabilidad política.[138] En 2010, Dilma Rousseff se convirtió en la primera mujer elegida presidenta, la segunda persona en llegar a la presidencia sin nunca antes haber disputado una elección y la primera en llegar a la presidencia con plenitud democrática, tras otro gobierno democrático que cumplió su mandato completo.[139]

Gobierno y política[editar]

La Federación Brasileña está formada por la unión indisoluble de tres entidades políticas distintas: los estados, los municipios, y el Distrito Federal.[140] La Unión se conforma por los estados, el Distrito Federal, y los municipios, son las «esferas del gobierno». La Federación está definida en cinco principios fundamentales:[9] soberanía, ciudadanía, dignidad de la persona, los valores sociales del trabajo y de la libre iniciativa, y el pluralismo político. La clásica división del poder en tres —ejecutivo, legislativo, y judicial— está establecida oficialmente por la constitución.[9] El ejecutivo y el legislativo están organizados de forma independiente en las tres esferas del gobierno, en tanto que el judicial sólo está organizado a nivel federal y en las esferas estatal y del Distrito Federal.[141]

Todos los miembros del poder ejecutivo y del legislativo son elegidos directamente.[142] [143] [144] Los jueces y otros funcionarios judiciales son nombrados tras aprobar un examen de admisión.[142] El voto es obligatorio para los ciudadanos alfabetizados entre 18 y 70 años, y es facultativo para analfabetos y aquellos con 16 a 18 años de edad o con más de 70 años.[9] Junto con varios partidos menores, cuatro partidos políticos se destacan en las elecciones: el Partido de los Trabajadores (PT), el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) y el Demócratas (DEM). Casi todas las funciones gubernamentales y administrativas son ejercidas por autoridades y agencias del poder ejecutivo.[145]

Brasil es una república democrática con un sistema presidencial.[9] El presidente es el jefe de Estado y el jefe de gobierno de la Unión, y es elegido para un mandato de cuatro años,[9] con la posibilidad de reelegirse para un segundo mandato consecutivo. También es el responsable del nombramiento de los ministros de Estado, que lo ayudan en el gobierno.[9] La actual presidenta, Dilma Rousseff, fue elegida el 31 de octubre de 2010.[2]

Las sedes legislativas de cada entidad política son las principales fuentes del Derecho en Brasil. El Congreso Nacional es la legislatura bicameral de la Federación, compuesto por la Cámara de Diputados y por el Senado Federal. Las autoridades judiciales sólo ejercen funciones jurisdiccionales, casi exclusivamente.[141] Quince partidos políticos están representados en el Congreso, esto se debe a que es común que los políticos cambien de partido y, de esta forma, la proporción de asientos parlamentarios ocupados por los partidos cambia regularmente.[146]

Leyes[editar]

Artículo principal: Poder Judicial del Brasil

El Derecho brasileño está basado en la tradición jurídica del Derecho continental.[147] Así, los conceptos de derecho civil prevalecen sobre las prácticas del derecho anglosajón. La mayor parte de la legislación brasileña está codificada, a pesar de que las leyes no codificadas son una parte significativa del sistema, desempeñando un papel complementario. Las obras de doctrina, de juristas o académicos, tienen una fuerte influencia en la creación de leyes y en procesos judiciales. El sistema jurídico tiene como norma primordial a la Constitución Federal, que fue promulgada el 5 de octubre de 1988 y es la Ley Fundamental del país. Todos las demás normas legales y las resoluciones de los tribunales deben corresponder a sus principios.[148] Los estados tienen sus propias constituciones, que no deben estar en contradicción con la Constitución Federal.[149] Por su parte, los municipios y el Distrito Federal no tienen constituciones propias, sino leyes orgánicas.[150] Las entidades legislativas son la principal fuente de las leyes, aunque, en determinadas cuestiones, organismos de los poderes judicial y ejecutivo pueden dictar normas jurídicas.[141]

La administración de justicia corresponde a las entidades del poder judicial, aunque la Constitución Federal permite que el Senado Federal intervenga en las decisiones jurídicas en ocasiones muy especiales. También existen jurisdicciones especializadas como el tribunal militar, el tribunal del trabajo y el tribunal electoral. El tribunal más alto es el Supremo Tribunal Federal. Durante las últimas décadas, este sistema ha sido criticado debido a la lentitud con la que se emiten las resoluciones: los procesos judiciales pueden tomar varios años en resolverse y, en algunos casos, pasa más de una década antes de que se dicten las sentencias definitivas.[151]

Relaciones exteriores[editar]

Aunque algunos problemas sociales y económicos impiden que Brasil ejerza un poder global efectivo,[152] el país es un líder político y económico en América Latina.[153] [154] Sin embargo, esta afirmación es parcialmente rechazada por otros países, como Argentina y México, que se oponen al objetivo brasileño de obtener un lugar permanente como representante de la región en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.[155] Entre la Segunda Guerra Mundial y la década de 1990, los gobiernos democráticos y militares procuraron expandir la influencia de Brasil en el mundo, siguiendo una política exterior industrial e independiente. Actualmente el país tiene como objetivo reforzar sus lazos con otros países de América del Sur y ejercer una diplomacia multilateral, a través de organizaciones como las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos.[156]

La política exterior vigente de Brasil está basada en la posición del país como una potencia regional en América Latina, un líder entre los países en vías de desarrollo y una de las superpotencias emergentes.[157] En general, la política exterior brasileña se ha reflejado en el multilateralismo, la resolución de disputas de forma pacífica y la no intervención en los asuntos de otros países.[158] La Constitución también determina que el país debe buscar una integración económica, política, social y cultural con las naciones latinoamericanas.[9] [152] [153] [154]

Fuerzas armadas[editar]

Artículo principal: Fuerzas Armadas de Brasil
Fragata brasileña durante el entrenamiento.

Las Fuerzas Armadas de Brasil comprenden el Ejército Brasileño, la Marina de Brasil y la Fuerza Aérea Brasileña.[9] Las Fuerzas Armadas de Brasil son la mayor fuerza militar de América Latina, la segunda más grande de toda América y también una de las fuerzas armadas mejor preparadas del mundo.[159] Las policías militares estatales y los cuerpos de bomberos militares son descritos por la Constitución como fuerzas auxiliares y reservas del ejército,[9] aunque se encuentran bajo el control de los gobiernos estatales.[9] La Fuerza Aérea Brasileña es la división de guerra aérea de las Fuerzas Armadas Brasileñas, la mayor fuerza aérea de América Latina, y cuenta con cerca de 700 aviones tripulados en servicio y un personal de cerca de 67 mil militares.[160]

La Marina de Brasil es responsable de las operaciones navales y de la seguridad de las aguas territoriales brasileñas. Es el componente más antiguo de las Fuerzas Armadas y posee la mayor cantidad de fusileros navales de América Latina, estimado en 15 000 hombres,[161] que forman el Batallón de Operaciones Especiales de Fusileros Navales.[162] La Marina de Brasil también posee un grupo de élite especializado en recuperar navíos e instalaciones navales, el Agrupamiento de Buzos de Combate, una unidad especialmente entrenada para proteger las plataformas petrolíferas brasileñas a lo largo de su costa.[163] Es la única armada de América Latina en la que opera un portaaviones, el NAe São Paulo (A-12),[164] y es una de las diez marinas del mundo en las que opera tal tipo de navío.[165]

Aeronave C-130 Hércules de la FAB, perteneciente a la Brigada de Infantería Paracaidista.

El Ejército Brasileño se encarga de las operaciones militares por tierra y posee el mayor número de efectivos en Latinoamérica, de cerca de 290 000 soldados. También tiene la mayor cantidad de vehículos blindados de Sudamérica, incluidos los vehículos blindados para transporte de tropas y los carros de combate principales.[165] El ejército cuenta con una gran unidad de élite especializada en misiones no convencionales, la Brigada de Operaciones Especiales, única en Latinoamérica,[166] [167] además de una Fuerza de Acción Rápida Estratégica, formada por unidades altamente movilizables y preparadas (la Brigada de Operaciones Especiales, la Brigada de Infantería Paracaidista,[168] [169] el 1er Batallón de Infantería de Selva[170] y la 12ª Brigada de Infantería Ligera[171] ) para actuar rápidamente en cualquier parte del territorio nacional, en caso de una agresión externa.[172] Además de las anteriores, también se encuentran las unidades especialistas en combates en cada uno de los biomas característicos del territorio brasileño.[173] [174] [175] [175] Las unidades de la selva son de renombre internacional, reconocidas como las mejores unidades de combate en ese ambiente en el mundo.[175] Están formadas por indígenas de la región amazónica y por militares oriundos de otras regiones, profesionales especialistas en la guerra en la selva.[176] Finalmente, como en Brasil se adoptó el servicio militar obligatorio, su fuerza militar es una de las más grandes del mundo, con una fuerza calculada en más de 1 600 000 hombres en edad de reserva por año.[11]

Organización territorial[editar]

Brasil es una federación constituida por la unión indisoluble de 26 estados miembros, un Distrito Federal y los municipios.[187] Los estados y municipios poseen la naturaleza de una persona jurídica de derecho público, por lo tanto, como cualquier persona en el territorio nacional (ciudadano o extranjero), tiene derechos y obligaciones establecidos por la Constitución de 1988. Los estados y municipios se caracterizan por tener autogestión, autogobierno y autoorganización, es decir, eligen a sus líderes y representantes políticos y administran sus asuntos públicos sin interferencia de otros municipios, estados o de la Unión. Para permitir la autogestión, la Constitución Federal define qué impuestos recauda cada unidad de la federación, así como la manera en que se pueden distribuir entre ellos.[9] Los estados y municipios, atendiendo al deseo de su población expresado mediante el voto, pueden dividirse o unirse; sin embargo, la Constitución no les otorga el derecho a independizarse de la Unión.[9]

Los estados de la federación están agrupados en cinco regiones geográficas: Centro-Oeste, Nordeste, Norte, Sudeste y Sur. Esta división tiene un carácter legal y fue propuesta, en primera instancia, por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) en 1969. Además de la proximidad territorial, el IBGE tomó en cuenta otros aspectos naturales para la división del país, tales como el clima, relieve, vegetación e hidrografía; por esa razón, las regiones también son conocidas como las «regiones naturales de Brasil».[188] Las regiones, como son definidas por la ley, no poseen personalidad jurídica propia y los ciudadanos tampoco eligen representantes de cada región. En consecuencia, no existe ningún tipo de autonomía política de las regiones brasileñas como la existente en otros países.[9]

Las unidades federativas son entidades subnacionales autónomas (autogobierno, autolegislación y autorrecaudación) dotadas de gobierno y constituciones propias que juntas conforman la República Federativa de Brasil.[9] Actualmente el país está dividido política y administrativamente en 27 unidades federativas: 26 estados y un Distrito Federal.[9] El poder ejecutivo es ejercido por un gobernador elegido cada cuatro años. El poder judicial se ejerce por los tribunales estatales de primera y segunda instancia que velan por la administración de la justicia.[9] El Distrito Federal tiene características comunes a los estados y municipios, aunque al contrario de los estados miembros, no puede ser dividido en municipios. Por otro lado, puede recaudar impuestos tanto a nivel estatal como a nivel municipal.[9]

Los municipios son una circunscripción territorial dotada de personalidad jurídica y con cierta autonomía administrativa. Son las unidades autónomas más pequeñas de la Federación y cada uno de ellos tiene su propia Ley Orgánica que define su organización política, aunque está limitada por la Constitución Federal.[9] Hay cerca de 5565 municipios en todo el territorio nacional, algunos con una población mayor que la de varios países del mundo (São Paulo cuenta con cerca de 11 millones de habitantes) y otros con menos de mil habitantes; mientras que algunos abarcan un área mayor que varios países (Altamira, en Pará, es casi dos veces mayor que Portugal), otros tienen menos de 4 km²).

La zona económica exclusiva de Brasil, también llamada la «Amazonia azul», son las aguas territoriales brasileñas que ocupan un área de aproximadamente 3,5 millones km², aunque podría ser ampliada a 4,4 millones km² en respuesta a la reivindicación brasileña sobre la Comisión de Límites de las Naciones Unidas, que propone prolongar la plataforma continental en 900 000 km² de suelo y subsuelo marinos que el país podrá explotar.[189] [190]

Geografía[editar]

Artículo principal: Geografía de Brasil

El territorio brasileño es atravesado por dos líneas geográficas imaginarias: el Ecuador, que pasa por la desembocadura del Amazonas, y el Trópico de Capricornio, que cruza por la ciudad de São Paulo.[191] El país ocupa una área vasta a lo largo de la costa este de América del Sur y abarca gran parte del interior del continente,[12] compartiendo fronteras terrestres con Uruguay al sur; Argentina y Paraguay al suroeste; Bolivia y Perú al oeste; Colombia al noroeste y Venezuela, Surinam, Guyana y Guayana Francesa al norte. De esta forma, tiene una frontera en común con todos los países de Sudamérica, con excepción de Ecuador y Chile. El territorio brasileño también engloba una serie de archipiélagos, como Fernando de Noronha, el Atolón de las Rocas, San Pedro y San Pablo y Trinidad y Martín Vaz.[11] El tamaño, relieve, clima y recursos naturales hacen de Brasil un país geográficamente diverso.[12]

Brasil es el quinto país más grande del mundo, después de Rusia, Canadá, China y Estados Unidos, además de ser el tercero más grande de América, con una superficie total de 8 514 876,599 km²,[10] incluyendo 55 455 km² de agua.[11] Su territorio abarca tres husos horarios, desde UTC-4 en los estados occidentales, a UTC-3 para los estados del este (y la hora oficial de Brasil) y UTC-2 para las islas del Atlántico.[192]

Pico da Neblina, el punto más alto del país.

La topografía brasileña también es muy diversa, e incluye varias colinas, montañas, planicies, mesetas y cerros. Gran parte del terreno se sitúa a una altitud de entre 200 a 800 msnm.[12] La mayor parte de las tierras altas se ubican principalmente en la parte sur del país.[12] El noroeste brasileño es una meseta compuesta por un terreno amplio interrumpido por algunos cerros.[12] La región sureste es más accidentada, con una masa compleja de cordilleras y sierras que alcanzan altitudes de más de 1200 msnm.[12] Estos accidentes incluyen la sierra de la Mantiqueira, la sierra del Espinazo y la sierra del Mar.[12] En el norte, el escudo guayanés constituye una fosa de drenaje principal, separando los ríos que corren hacia el sur de la cuenca del Amazonas de los ríos que desembocan en el sistema del río Orinoco, en Venezuela, al norte. El punto más alto en Brasil es el Pico da Neblina, en la frontera con Venezuela, con 2994 msnm.[11]

El país es bañado exclusivamente por el océano Atlántico, un tramo del litoral sudamericano en general poco recortado que va desde el cabo Orange, en el norte, hasta el arroyo Chuy, en el sur, con una longitud de 7491 km —que aumenta hasta los 9198 km si se consideran los salientes y entrantes costeros—; esto lo convierte en el 15º litoral más largo del mundo.[193] [nota 4] De los 26 estados brasileños nueve no tienen litoral, así como tampoco el Distrito Federal. La mayoría de los 17 estados costeros tienen sus capitales situadas cerca de la costa, salvo Porto Alegre (Río Grande del Sur), Curitiba (Paraná), São Paulo (São Paulo), Teresina (Piauí), Belém (Pará) y Macapá (Amapá). Porto Alegre, Belém y Macapá se encuentran emplazadas cerca de grandes ríos navegables, accesibles por ello desde el litoral.

Brasil cuenta con un sistema denso y complejo de ríos, uno de los más extensos del mundo, con ocho grandes cuencas hidrográficas que drenan en el Atlántico.[12] Los ríos más importantes son el Amazonas —el río más grande del mundo tanto en extensión (6937,08 km) y en términos de volumen de agua (12 500 millones de litros por minuto)- el Paraná —su mayor afluente— el Iguazú —que da origen a las Cataratas del Iguazú—, el Negro, San Francisco, Xingú, Madeira y el Tapajós.[12]

Clima[editar]

Artículo principal: Clima de Brasil
Clima tropical en el archipiélago de Fernando de Noronha.
Clima tropical en el archipiélago de Fernando de Noronha.

El clima de Brasil dispone de una amplia variedad de condiciones climáticas en una región grande y con una topografía variada, aunque se puede considerar que la mayor parte del país cuenta con un clima tropical.[11] Según el sistema de Köppen, Brasil cuenta con seis subtipos climáticos principales: ecuatorial, tropical, semiárido, tropical de altitud, templado y subtropical. Las diferentes condiciones climáticas producen ambientes que varían desde el bosque tropical en el norte y las regiones semiáridas del noreste, hasta el bosque templado de coníferas en el sur y las sabanas tropicales del centro.[194] Muchas otras regiones tienen microclimas totalmente diferentes.[12] [195]

El clima ecuatorial es el que predomina en gran parte del norte de Brasil. No existe una estación seca como tal, aunque sí existen algunas variaciones en la cantidad de precipitaciones entre cada periodo del año.[194] La temperatura media es de 25 °C,[195] la cual tiene una mayor variación entre el día y la noche que entre estaciones.[12] Las lluvias en el centro de Brasil son más escasas, característico de un clima de sabana.[12] Esta región es tan extensa como la cuenca del Amazonas pero con un clima muy diferente, ya que se ubica más hacia el sur y en una altitud inferior.[194] En el nordeste, la diferencia de precipitaciones entre las estaciones son aún más extremas, ya que esta región de clima semiárido generalmente recibe menos de 800 mm lluvia,[196] la mayoría de estas cae en un periodo que abarca tres a cinco meses cada año[197] y, cuando se presenta una menor cantidad de lluvia, se presentan largos periodos de sequía.[12] La «Gran Sequía» de 1877-1878, fue la más grave registrada en el país[198] y provocó la muerte de cerca de medio millón de personas.[199]

Al sur de Bahía, a partir de São Paulo, la distribución de las lluvias cambia, ya que se presentan precipitaciones a lo largo de todo el año.[194] El sur y la región sureste poseen condiciones de clima templado, con inviernos frescos y una temperatura media anual que no supera los 18 °C;[195] las heladas invernales son bastante comunes, así como la caída ocasional de nieve en las áreas más elevadas.[194] [12]

Medio ambiente[editar]

El guacamayo es un animal emblemático de Brasil, país con una de las poblaciones de aves y anfibios más diversas del mundo. El Zorzal colorado(Turdus rufiventris se lo considera ave nacional de Brasil.   [200] [201]
El guacamayo es un animal emblemático de Brasil, país con una de las poblaciones de aves y anfibios más diversas del mundo. El Zorzal colorado(Turdus rufiventris se lo considera ave nacional de Brasil. [200] [201]
La Amazonia es la selva tropical más rica y biodiversa del planeta.[202]
La Amazonia es la selva tropical más rica y biodiversa del planeta.[202]

La gran extensión territorial de Brasil comprende diferentes ecosistemas, como la Amazonia, reconocida por albergar la mayor diversidad biológica en el mundo,[202] la

06 Apr, 2015