Primero de agosto, Gijón.

Empieza hoy nuestro mes, el de nuestra patrona, el de la vuelta de Jovellanos a casa, el de la Semana Grande. Agosto es Gijón y Gijón es agosto. Parece que vivimos todo el año aguardando y suspirando por este mes con nombre tan imperial, Augusto, en el que intentamos no encarar los temas con seriedad , y todo queremos dejarlo  “pa cuando pase agosto”. Hasta el PGO puede esperar y tomarse un respiro, ya nos lo dicen desde concejalía, no hay prisa y estamos aún en tiempo; dicho sea de paso,  tal parece  que en este asunto nos haya mirado un tuerto. Pero es agosto, es como vivir en el limbo y querer permanecer inmunes a todo .


Aunque  este año  se dé una circunstancia muy especial y atípica: nuestros políticos nacionales van a estar trabajando. Lo cual no es óbice para que nosotros, gijoneses de “pro”, disfrutemos de lo lindo de esta nuestra ciudad, convertida en una fiesta permanente desde el día de hoy.


Cuántos meses como este guardados en la memoria, aquellos  en los que esperábamos con ilusión a que empezara la Feria Internacional de Muestras para comprar el juguete que cada año hacía furor: la rana, aquel artilugio metálico que sólo metía ruido y más ruido quedando por ello confiscado antes de que acabara el día ; las bolas (no sé si ya eran chinas por entonces) que al chocarlas a la hora de la siesta despertando de súbito a los mayores de la casa hacían que te ganaras la riña del siglo; las carteras de cuero que se rompían antes de que se les fuera el olor; los abalorios que todas llevábamos para demostrar que habíamos ido a mercar y lucirlos muy ufanas en la Ruta o en El Jardín.


Pero, pensarán ustedes, ¿y este ataque de nostalgia? Pues, señores míos, es que el cartel de la Semana Grande no deja otra alternativa: Micky, Los Panchos, Mocedades… Si al menos volvieran los tiempos del “entoldado” en La Plaza Mayor, podríamos  disfrutar de Miguel Bosé o de Victor y Ana. ¡Qué afortunados éramos entonces y no lo sabíamos!


No obstante, lo que de verdad gusta de este mes en nuestra villa, a propios y extraños, es el ambiente gijonés, en las playas, en las  calles, en las terrazas, en nuestros envidiados merenderos. Haciendo una mención especial al Botánico, lugar espléndido de por sí, aderezado en estos momentos con su terraza y sus conciertos del gusto más variado.


 Así que,  si el tiempo acompaña, y los acontecimientos lo permiten, volveremos a tener otro mes de agosto para plasmar en nuestra memoria y en nuestras retinas , aunque el juguete de moda ya no esté en la Feria y los niños , y no tan niños , anden con la cabeza gacha buscando y capturando al animalito japonés de turno.Todo se globaliza, hasta nuestro mes por excelencia: agosto.


*Este es el programa oficial para el mes de agosto en Gijón: https://festejos.gijon.es/page/9779-semana-grande

02 Aug, 2016
Ratings
(0 votes)
Your rating
Collected
piquero
piquero